Juglarmoderno’s Blog


Franz Kafka

FRANZ KAFKA

 

 “Si el libro que leemos no nos despierta de un puñetazo en el cráneo, ¿para qué leerlo?… Un libro tiene que ser el hacha que rompa el mar congelado en nosotros.”


 

Nace el 3 de julio de 1883 en el barrio judío de la ciudad de Praga, Checoslovaquia. Su padre, Hermann Kafka, fue muy autoritario con él. Hermann procedía de una humilde familia de judíos checos del sur de Bohemia. La madre de Franz, Julie Löwy, pertenecía en cambio a la élite acaudalada de judíos alemanes. Franz fue el primogénito de seis hermanos, tres varones y tres mujeres, de los que sólo le sobrevivían las tres menores: Elli, Valli y Ottla, esta última la favorita del escritor. Estudia la carrera de Derecho e ingresa en la Universidad Alemana de Praga, donde se graduaría en junio de 1906.
 
En octubre de 1902 conoce a Max Brod, su inseparable amigo y editor póstumo de gran parte de su obra. Se gradúa en leyes y lleva una vida oscura y melancólica. No mantenía buenas relaciones con su padre, quien no dejó nunca de tiranizarlo y menospreciarlo. Después de doctorarse sigue un año de prácticas obligatorias e indecisiones respecto al futuro. Al parecer, uno de sus proyectos era emigrar a Sudamérica. Obtiene en octubre de 1907 un puesto en la filial praguense de una compañía de seguros. Pero el recargado horario de trabajo le impide dedicarse a escribir. En 1908 el escritor ingresa en la “Compañía de Seguros de Accidentes de Trabajo”, organización paraestatal del reino de Bohemia, con un horario y un sueldo mucho más ventajoso que los del anterior empleo. Trabajaría allí hasta 1922, año en que obtuvo su jubilación por motivo de salud.
 
 En 1908 se publica Contemplación, ocho relatos en prosa. Junto con Max Brod realiza varios viajes al extranjero (Italia, Suiza, París). Max Brod lo anima constantemente a publicar.Entre 1910 y 1911, visitó Praga un grupo de teatro yiddish, cuyo actor principal Jizchak Löwy despertó en Kafka la curiosidad por la literatura y tradiciones de los judíos de la Europa oriental. En 1915, después de haber publicado ya varios relatos, aparece La metamorfosis. Ese mismo año conoce a Felice Bauer, con quien mantendría una atormentada relación, terminando con un fallido compromiso matrimonial. Así mismo, en agosto de 1917 se mostró claramente su enfermedad. La enfermedad que tenía Kafka era la tuberculosis. En agosto de 1917 vomitó sangre por primera vez. Le enviaron a las montañas para que se recuperase pero abandonaba continuamente el tratamiento para volver a Praga.
 
Después de Felice Bauer aparecerían tres mujeres más en la vida de Kafka: Julie Wohryzek, con la que se comprometerá por poco tiempo en 1919; la escritora Milena Jesenska, y Dora Dymant, una joven de 19 años. Dora le sorprendió haciéndola feliz, una sensación a la que no estaba acostumbrado. Se instaló en Berlín, pero había elegido un mal momento. Alemania atravesaría por una inflación acelerada que se culpó a los judíos de la inflación. La gente atacaba a los judíos.En 1924, Brod lleva a Kafka de regreso a Praga. Un mes después le llevaron a una clínica vienesa donde le descubrieron una tuberculosis en la laringe. Las últimas semanas de su vida las pasó en el sanatorio de Kierling con la compañía de Dora Dymant. Aunque casi ya no podía hablar siguió trabajando en sus manuscritos hasta el día de su muerte, el 3 de junio de 1924. Sintiéndose que se ahogaba le pidió al doctor que le inyectara morfina: “Mátame, si no lo haces eres un asesino.”Para algunos estudiosos su obra anticipa el horror nazi que devoraría a Europa en la siguiente década. Lo cierto es que sus tres hermanas perecieron en campos de concentración e igual suerte tuvo Milena Jesenská, escritora con la que vivió una apasionada relación.

Temas constantes en sus obras

  • El sueño. En varias ocasiones aludió Kafka al papel fundamental que desempeña el sueño como elemento configurador  de su obra. El sueño revela una realidad mucha mas fuerte que la imaginación. Esto es lo horrible de la vida, lo trágico del arte”.
    De “inquietos sueños” se despierta una mañana el viajante de comercio Gregorio Samsa para verse trasformado en un monstruoso insecto. Cree seguir soñando, pero la visión de su cuarto y de una serie de objetos familiares  empieza a convencerlo de lo contrario.
  • El mundo ilógico. En las obras de Kafka se observa la ruptura del orden lógico de los hechos imponiéndose un nuevo orden lógico, como la transformación de Gregorio Samsa en La metamorfosis o la detención sin causa alguna de José K. en El proceso.
  • El absurdo kafkiano. Fuerzas ajenas e irracionales manejan la vida de los personajes.
    Gregorio Samsa sin desearlo se convierte en insecto; Rossmann no decide ser llevado a América; José K. no sabe por qué es procesado; el protagonista de El Castillo no pensó ser agrimensor.
  • La lucha contra el absurdo. Los personajes tratan de luchar contra su nueva situación, sin embargo, no pueden modificarlo.
    Gregorio Samsa, después de la transformación, quiere adaptarse en su nuevo estado a la vida que llevaba antes; José K. busca saber por qué ha sido detenido.
  • La reducción del hombre a la pasividad. Después de una lucha infructuosa ante su nueva situación, los personajes terminan aceptando los hechos.
  • La soledad. Los personajes están irremediablemente solos; Gregorio Samsa en su habitación, José K. no hace nada, Rossmann es un extraño en América.
  • La angustia. Es un resultado de la nueva situación absurda de los personajes y de la soledad en que se encuentran.
  • La deshumanización. La terrible condición humana en que se encuentran los personajes conduce a éstos a liberarse de ella a través de la deshumanización o la muerte (como en Gregorio Samsa).

 

LA METAMORFOSIS

 

  • GÉNERO: Narrativo.
  • ESPECIE: Novela Corta.
  • TEMA: La deshumanización en que se encuentra sometido hombre en la sociedad capitalista.
  • PERSONAJES:

– Gregorio Samsa: Trabajador.
– El señor y la señora Samsa.
– Grete: Hermana de Gregorio.
– El jefe.
– La sirvienta.
– Los inquilinos.

  • ARGUMENTO:

Una mañana, al despertar Gregorio Samsa, tras un sueño intranquilo, se encontró convertido en un insecto. 

 

“Al despertar Gregorio Samsa una mañana, tras un sueño intranquilo, encontrose en su cama convertido en un monstruoso insecto. Hallábase echado sobre el duro caparazón de su espalda, y, al alzar un poco la cabeza, vio la figura convexa de su vientre oscuro, surcado por curvadas callosidades, cuya prominencia apenas sí podía aguantar la colcha, que estaba visiblemente a punto de escurrirse hasta el suelo. Innumerables patas, lamentablemente escuálidas en comparación con el grosor ordinario de sus piernas, ofrecían a sus ojos el espectáculo de una confusa agitación.”

 

A causa de ese trance permanece encerrado en su habitación, causando la inquietud de su familia, que le pide que abra la puerta. Gregorio permanece obstinadamente atrincherado, de pronto escucha a su jefe que ha ido a buscarlo preocupado por su demora, Gregorio consigue abrir la puerta golpeando el pestillo con su mandíbula de insecto.
Ante sus asqueados y asombrados interlocutores dice, tratando de parecer natural: “Bueno, me visto al momento recojo el mostrario y salgo de viaje…. cierto que me encuentro en un aprieto pero trabajando sabré salir de él”.
Al verle, su jefe sale corriendo, al tiempo que toda la familia queda impresionada: la madre cae desmayada y el padre coge un bastón y persigue a Gregorio hasta que le conduce a la habitación y le encierra.
Gregorio empieza su nueva vida de insecto, para huir de las miradas de la familia duerme bajo la cama, se refugia en un rincón y se  alimenta de desechos. Su hermana al principio le lleva comida y limpia su cuarto, pero termina por ceder a su repugnancia y es reemplazada por una vieja tosca, sirvienta que continúa cuidándolo como si nada ocurriese.
Los días pasaban y Grete le veía cada vez más como un animal, y le dijo a su madre que podían quitar los muebles de la habitación para darle mayor libertad para circular de un lado para otro. Este hecho es muy importante, ya que los muebles eran el último indicio que definían a Gregorio como una persona; a partir de este momento se considera y le consideran como un animal.

La familia pasaba una gran crisis económica, por lo que necesitan alquilar una habitación a tres hombres de seria apariencia, lo que aislaría todavía más a Gregorio en la habitación oscura.

El distanciamiento entre el ahora insecto y sus familiares es cada vez mayor, por lo que éste cae en una gran depresión, acentuada por el complejo de inferioridad que experimenta constantemente con su padre, y deja de comer.
Una tarde atraído por los acordes de un violín, sale de su escondite y se dirige a la sala en donde se encuentra reunida la familia e inquilinos, éstos, al verlo, expresan su indignación y dicen que se van de la habitación y que no van a pagar nada de lo que deben por haber estado ese tiempo alquilados. La hermana, desesperada, rompe en llanto y le dice al Padre: “Es preciso que intentemos deshacernos de él”. Gregorio, dolido, se refugia en su habitación, su salud decae poco a poco. 

El día anterior se le había incrustado una manzana que su padre le había arrojado en el caparazón causándole una herida que desprende su coraza y provoca su muerte. Gregorio muere una noche, convencido de que tenía que desaparecer. Quien informa la muerte de Gregorio es la criada:

 

«¿Muerto?», preguntó la señora Samsa a la sirvienta, a pesar de que bien lo podía ver con sus propios ojos. «¡Ya lo creo!», dijo la sirvienta y, para convencerla, empujó al cadáver todavía otro trecho con la escoba. La señora Samsa hizo un movimiento como para detener la escoba pero, al fin, no lo hizo. «Bueno dijo el señor Samsa, ahora podemos dar gracias a Dios.» Se santiguó y las tres mujeres siguieron su ejemplo. Grete, que no apartaba la vista del cadáver, dijo: «Mirad qué delgado está. Claro, no ha comido en tanto tiempo. Tal como entraba la comida, volvía a  salir del cuarto.» En efecto, el cuerpo de Gregorio era totalmente chato y seco. Esto se vio ahora, cuando ya no se alzaba sobre sus patas y ningún otro detalle distraía la atención.

 

La obra concluye cuando los padres fijan nuevas esperanzas en el futuro, al contemplar la extraordinaria esbeltez de Grete.

El señor y la señora Samsa pensaron casi al unísono que la hija, a pesar de todas las penurias que habían hecho palidecer sus mejillas, en el último tiempo se había convertido en una muchacha hermosa y bien plantada. Meditabundos e intercambiando miradas de entendimiento, pensaron que había llegado el momento de buscar un buen marido para ella.

 Te recomiendo ver un video corto basado en La metamorfosis.

Mayor información y estudio en Literatura Universal.

S6300387

 

 

Anuncios

3 comentarios so far
Deja un comentario

su forma de explicarlo me enccanto y es muy didactico para poderlo entnder le agrdezco creo q pàra mejor entendimiento quisera q haga una linea de tiempo,gracias.

Comentario por LUCY

La transformacion de Gregorio S. yo la tomo como una metafora ,pero mi compañero la toma con una alegoría…me gustaria que me saque de esta duda…gracias.

Comentario por Janet

La alegoría y la metáfora comparten la dualidad en significar una cosa expresando otra diferente, la distinción es la duración: la metáfora se contiene en sí misma, mientras que la alegoría se sostiene a lo largo de una composición, con frecuencia a través de sucesivas metáforas que apuntan a un mismo significado estructural.
En la novela La metamorfosis encontramos varias metáforas que conforman la alegoría: “La deshumanización en la sociedad contemporánea”.

Comentario por juglarmoderno




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: