Juglarmoderno’s Blog


El Realismo

EL REALISMO

REALISMO EN FRANCIA

 

GUSTAVO FLAUBERT

Considerado el máximo exponente de la narrativa del realismo, Gustave Flaubert ha pasado a la historia como un estilista consumado que consagraba días enteros a la búsqueda de le seul mot juste (la palabra justa). Hijo de un cirujano y de la hija de un respetado médico de Ruán, empezó a escribir de niño, publicó su primer poema a los dieciséis años, y, tras estudiar leyes en París por mandato de su padre, suspendió los exámenes finales en 1843 a raíz de una enfermedad nerviosa, que lo obligaría a buscar paz y reposo hasta el fin de sus días. Tres años más tarde, las muertes de su padre y de una hermana lo dejaron en posesión de una herencia cuantiosa, y se instaló a escribir en la finca familiar de Croissert, cerca de Ruán, a donde lo visitarían más tarde destacados literatos.

Sus esfuerzos titánicos por encontrar la palabra exacta y la frase perfecta lo emplearía durante cinco años en la redacción de Madame Bovary, cuya protagonista, una burguesa tan típica y provinciana como su propia madre, encarnaría los sentimientos del autor contra la mezquindad y la hipocresía de la clase media. Publicada por entregas en 1856, esta obra cumbre de las letras francesas le acarreó a Flaubert un juicio por inmoralidad, del que salió absuelto en 1857 poco antes de la publicación del libro. La novela histórica Salambó, ambientada dentro de una vena tan romántica como realista en la antigua Cartago, se añadiría en la década siguiente a su obra publicada en vida, que incluye también Las tentaciones de San Antonio y el volumen de relatos Tres Cuentos. La novela inconclusa Bouvard y Pecuchet y su Diccionario de lugares comunes serían editados póstumamente, al igual que la célebre novela de aprendizaje La educación sentimental. Esta última novela narra la historia de un joven burgués y de sus frustrados amores con una mujer casada. Soltero de por vida, Flaubert se acostumbró a pasar los inviernos de sus últimos años en París y a oficiar allí como anfitrión de sofisticadas veladas literarias, en las que conocería a su discípulo de más de una década Guy de Maupassant. Su Correspondencia, publicada también tras su fallecimiento, es una valiosa fuente de información sobre una vida consagrada a hacer de la literatura un arte puro y sin concesiones.

MADAME BOVARY

Acusada de inmoralidad ante un tribunal francés en 1856, Madame Bovary inauguró una nueva era en la historia de la narrativa. Su autor se inspiró para su composición en varias historias verídicas de la época, entre ellas la de una mujer llamada Delphine Delamare, casada con un médico normando que había muerto de pena tras descubrir que su esposa le había sido infiel y lo había dejado en la ruina. La protagonista de la novela, una burguesa típica e infiel como la del publicitado caso Delamare, pudo estar basada también en Louise Pradier, otra adúltera tristemente célebre, a quien el autor visitaría en diversas ocasiones desafiando el ostracismo social. Interrogado más tarde acerca de la identidad real de su personaje, Flaubert respondería con la célebre frase: “Madame Bovary soy yo”. Bajo la trama convencional de una crónica de adulterio, la novela, subtitulada Costumbres provincianas, refleja efectivamente la antipatía profunda del autor hacia la moral social que condenaba el adulterio, y hacia la mentalidad mercantil y la mediocridad intelectual de la burguesía francesa. Su heroína, Emma Bovary, es una mujer atrapada en un matrimonio insulso, quien, de la mano de las pasiones románticas de sus libros de cabecera, se entrega un día a la búsqueda de sus ilusiones y transgrede la norma burguesa a través de una serie de aventuras amorosas. La frustración en que al cabo del tiempo la sumen estos escapismos, tanto o más convencionales que su propio tedio marital, la conduce poco a poco a la desesperación y finalmente al suicidio. La penetración psicológica y la maestría estilística de Flaubert transforman esta tragedia banal en una narración soberbia, que registra los más nimios detalles de la vida y los pensamientos de sus personajes, confiriéndoles una existencia tan real como apasionante. Las aspiraciones totalizantes de este novedoso procedimiento determinarían el curso de toda la narrativa posterior. A raíz de la publicación por entregas de la novela en 1856, Flaubert fue acusado de inmoralidad ante los tribunales, y se salvó por escaso margen de ser condenado poco antes de su publicación en forma de libro en 1857. Su obra, reeditada posteriormente en todas las lenguas europeas, es uno de los clásicos indispensables de la literatura universal.


DESCARGA INFOGRAFÍA DE MADAME BOVARY

FEDOR DOSTOIEVSKY

CRIMEN Y CASTIGO

La historia narra la vida de Raskolnikov, un joven estudiante de derecho en la Rusia zarista. Aquel joven ve trabados sus sueños por la miseria en la cual se ve envuelto él y su familia, debiendo congelar sus estudios por falta de dinero. En búsqueda de dinero llega a conocer a una vil y egoísta anciana, la cual ejerce el oficio de prestamista.
Al darse cuenta de la riqueza que la octogenaria posee, la mente del protagonista se va emponzoñando con el sucio deseo de asesinarla y robar el dinero que ella guarda en su casa. Tras muchos cuestionamientos morales acerca de lo que significaría matar a la anciana, termina por hacer realidad aquel deseo. Sin embargo, asesina también a la hermana de la anciana, ya que le sorprende en el lugar del crimen.

No había un momento que perder. Él sacó del todo el hacha de debajo del paletó, esgrimiola con ambas manos, sin darse cuenta de lo que hacía, y casi sin esfuerzo, con gesto maquinal, dejola caer sobre la cabeza de la vieja. Estaba agotado. Pero no bien hubo dejado caer el hacha cuando le volvieron las fuerzas.
Como siempre, estaba la vieja destocada. Sus ralos cabellos blancos, diseminados y distantes, grasientos y aceitosos, también como siempre, trenzados en forma de rabo de ratón y sujetos por un pico de peina, le formaban moño sobre la nuca.
Diole el golpe precisamente en la mollera, a lo que contribuyó la baja estatura de la víctima. En una de sus manos seguía aún teniendo la prenda. Él, a seguida, hiriola por segunda y por tercera vez, siempre con el revés del hacha y siempre en la mollera. La sangre brotó cual de una copa volcada, y el cuerpo desplomose hacia adelante en el suelo. Él se echó atrás para facilitar la caída y se inclinó sobre su rostro: estaba muerta.

Pronto la policía se pone a investigar el caso. El protagonista es interrogado por el comisario, que sospecha de él como uno de los autores del crimen e intenta sorprenderle con las preguntas.
El crimen deja al protagonista en gran confusión, se debate consigo mismo sobre si su acción ha sido buena o mala. Además no puede liberarse del sentimiento de culpa. Atormentado por el cargo de conciencia, le confiesa su crimen a su amiga Sonia, una muchacha pobre, pero muy buena, que se prostituye para sostener a su familia. Aconsejado por Sonia, Rodión se entrega a la policía.

-¡Sufrirás, sufrirás!… -Repetía ella en imploración desesperada, tendiéndole las manos.
-Es posible todavía que me haya yo calumniado -observó él sombríamente, cual recapacitando-. Quizá sea yo todavía un hombre, y no un piojo, y me haya juzgado con demasiada precipitación… Todavía lucharé…
Zumbona sonrisa asomó a sus labios.
-¡Qué tormento tan grande vas a sufrir! ¡Toda la vida, toda la vida…!
-¡Me acostumbraré… -Declaró él, adusto y pensativo-. Escucha -empezó, después de un minuto-; basta ya de llanto; es tiempo de obrar; yo vine a decirte que a mí, ahora, me andan buscando, me detendrán…
-¡Ah! -Exclamó Sonia asustada.

Las circunstancias del crimen hacen que no sea condenado a muerte, pero es enviado a trabajar a Siberia. Su hermana se casa con Rasumijin y su madre muere; Sonia visita a Raskolnikov en Siberia y se queda allí a esperar el fin de su condena, dentro de siete años.

Ella estuvo también todo aquel día emocionada, y por la noche volvió a recaer en la enfermedad. Pero era hasta tal punto dichosa, que casi le asustaba su felicidad. ¡Siete años, sólo siete años! Al principio de su felicidad, en algunos momentos, habrían estado dispuestos a considerar aquellos siete años como siete días. Él ni siquiera sabía que la vida nueva no se le había de dar gratuitamente, sino que tendría que comprarla aún cara, pagar por ella una gran hazaña futura…

Ver video: Crimen y castigo


3 comentarios so far
Deja un comentario

esta chevere el video pero de donde saco la peli

Comentario por JOHN PABLO CHINCHON

es una pagina interesante

Comentario por Ricardo Pante

esta muy bueno profe

Comentario por juan




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: